Zarautz y otros momentos para la historia

Este fin de semana Judith Corachan y Mercè Tusell participaron en el Zarauzko Triatloia, el equivalente en triatlón a un concierto de los Rolling Stones. Inscripciones agotadas en un minuto y público enfervorecido aplaudiendo y animando a los valientes. Una fiesta. Uno de los triatlones más hermosos de España en cuanto a paisaje y también más exigentes en cuanto a recorrido de ciclismo.

Judith salió segunda del agua y en poco tiempo se puso en cabeza de carrera en la sección de ciclismo sobre su Unîca TR01. A pocos km de terminar la sección de ciclismo, viniendo de quedar novena del mundo en el campeonato Challenge de Slovakia y tras una semana en cama enferma, empezó a decaer por rampas y dolor estomacal. Finalizó la prueba con un segundo puesto que impactó hasta a su entrenador, tras el tute de competiciones concentrado en menos de dos meses, fue un resultado excepcional. Judith lleva corridos 5 triatlones desde el inicio de temporada, de los cuales ha quedado 2ª del Triatlón de Zarautz, 9ª del mundial Challenge celebrado la semana anterior, Campeona del Triatlón de Bilbao el 20 de Mayo, 2ª del Challenge Rimini el 7 de mayo y 5ª del Challenge de Mogan el 22 de abril. Triatlones internacionales en que se mide con las mejores triatletas del mundo.

Tanto Judith, segunda, como Mercè Tusell, quinta de la clasificación general femenina, hicieron una sección de ciclismo impecable y salvaron el duro tramo del muro de Aia con sus Unîca TR01. Si destaca en algo esta “cabra” o bici de contrarreloj es que combina aerodinámica con una geometría perfecta para escalar, haciéndola versátil para triatlones de media y larga distancia planos y con desnivel. Ambas se llevan una experiencia maravillosa del fin de semana. La flecha no hace al indio, pero si la flecha es buena, ayuda y facilita muchísimo el buen desempeño.

Mercè Tusell disputando el Zarauzko Triatloia 2017