Unîca RD02 completa una de las pruebas más duras conocidas: la Bicinglette

El pasado 14 de agosto, Isaac Fontelles Coderch, con su Unîca RD02, se enfrentó a uno de los retos más exigentes de ciclismo de carretera que existen: Subir y bajar, en menos de 24 horas, 6 veces el Mont Ventoux, célebre puerto de 1909m de altitud conocido como el “Gigante de la Provenza Francesa”, y fin de etapa de varias ediciones del Tour de France.

Esta prueba, conocida como Bicinglette, fue creada por el club de los Cinglès du Mont Ventoux (los chiflados del Mont Ventoux). Es la modalidad más dura de los tres retos que organizan. La más concurrida es la Cinglè del Mont Ventoux, completada por más de 11.500 ciclistas de todo el mundo, y que consiste en subir y bajar al Mont Ventoux desde las tres poblaciones desde las que se puede acceder a esta montaña (Bédoin, Malaucène y Sault).

La Bicinglette, sin embargo, consiste en hacer el doble, entre las 0:00 y las 23:59 del mismo día. Han sido capaces de finalizarla poco más de 200 ciclistas, entre los que hoy se suma Isaac. La prueba acumula 8800 metros de desnivel en 275km, como subir al Everest en el mismo día con oxígeno disponible y en bici.

Isaac comenzó a las 0:02 am desde Bédoin, la subida más dura de las tres posibles. La primera y segunda subida y bajada las hizo de noche, por Bédoin y Malaucène, sin detenerse. La tercera y cuarta subidas, también por Bédoin y Malaucène, descansó 15 minutos en cada una, dosificando sus fuerzas.

La quinta y la sexta las abordó por Sault, cuyo recorrido es más largo y a la vez más suave. Completó la sexta cima a las 22:30, se declaró a su pareja, que le asistía como supporter durante la prueba, pidiéndole que se casara con él (a lo que ella accedió), y finalizó a las 23:29 en el punto de partida, Bédoin.

Desde Unîca estamos encantados de que escogiera una RD02 montada con Ultegra mecánico y con ruedas CA50 para completar su gesta y finalizarla de una forma tan romántica también.